Nutriendo tu cambio…

IMG_20170227_125608_441

Voy a comenzar este Blog dando mi opinión sobre como debería ser un correcto programa orientado a la pérdida de peso y mejora de la condición física, ya que bajo mi punto de vista estos dos planteamientos son inseparables.

Ante todo quiero hacer hincapié en la individualización de las pautas a seguir, ya que cada persona tiene unos factores y condicionantes diferentes que debemos tener en cuenta si queremos conseguir unos resultados óptimos.

Es importante a su vez trabajar en equipo, formado por dietista, entrenador y en algunos casos más complejos (Transtornos de la Conducta Alimentaria) poder contar con el apoyo de un psicólogo especializado en esta materia. La especialización es de suma importancia y contar con profesionales formados en cada área, coordinados y con una buena comunicación entre ellos es una de las claves.

Como se ha detallado anteriormente, cada persona tienes unos condicionantes y objetivos diferentes (no es lo mismo establecer un programa de reducción de peso que planificar la nutrición para la competición en un deportista de élite) por lo que la primera entrevista nos servirá para obtener datos precisos sobre los que poder trabajar.

Utilizaremos registros alimentarios que nos brindarán información sobre los hábitos alimenticios de la persona, preferencias culinarias, estilo de vida y nivel de actividad, y realizaremos los correspondientes pesajes y mediciones mediante Antropometría. Es importante saber valorar otros datos que nos pueden ser de gran valor para establecer un correcto programa de alimentación y entrenamiento, como son las analíticas, pruebas de esfuerzo, posibles lesiones u otras patologías que debemos tener en cuenta para trabajar con la máxima seguridad.

Un programa de pérdida de peso no debe basarse en la entrega de menus semanales rigurosos basados en recortar calorías, dietas dificiles de seguir y, a menudo, causantes de deficiencias nutricionales que pueden derivar en enfermedades y desordenes metabólicos irreversibles en algunos casos. Lo idóneo sería establecer unas nuevas pautas de alimentación, asimilando y aprendiendo que tipos de alimentos consumir y cuales no, cantidades óptimas y métodos de cocinado idóneos, todo ello acompañado de un programa de mejora de la condición física que seamos capaces de ejecutar a diario.

Una dieta debe ser muy  progresiva, no debemos someter a nuestro organismo a un estrés excesivo, ya que responderá a este ataque generando adaptaciones que no nos interesan a la hora de mantener la pérdida de peso conseguida. Por este motivo, cada cierto tiempo es necesario dar una vuelta de tuerca más mediante ciertas estrategias, que evitarán o atenuarán las adaptaciones a nivel metabólico y hormonal con el consiguiente y temido “efecto rebote”.

De todo ello iremos hablando en los siguientes artículos ya que como dije anteriormente es muy importante el conocer por qué ocurren las cosas y afianzar una serie de conocimientos que nos lleven a lograr mantener un estado de salud óptimo. Para “doblentrenamiento” tu salud es lo más importante y ese será el objetivo fundamental en todos nuestros programas, ya sean de entrenamiento o nutrición.

 

Jaime Élez González.

(Técnico Superior en Dietética y Nutrición. Especialista en Obesidad y Nutrición Deportiva.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s