La importacia de un buen descanso.

hamaca

 

El descanso es fundamental si queremos mantener un óptimo estado de salud. Esta circunstancia es aplicable a todos los niveles; debemos tenerlo en cuenta para organizar correctamente nuestro día a día, entrenamientos, trabajo, etc…, por ese motivo en este artículo os quiero hablar de la importancia del descanso en una correcta planificación dietética, con la finalidad de conseguir una mejora en la composición corporal.

Cualquier cambio necesita cierta dosis de “disciplina”, pero no todos tenemos la misma fuerza de voluntad para afrontar ciertos cambios, por lo que algunas personas deciden abandonar su dieta volviendo a retomar sus malos hábitos, recuperando así los kilos perdidos e incluso ganando algunos extra. Esta circunstacia, conocida como “efecto rebote”,  genera un alto grado de frustración introduciendo en un continuo bucle de pérdida-ganancia de peso a las personas que lo sufren, ocasionando un descontrol a nivel metabólico difícil de revertir a largo plazo.

Por este motivo es buena idea establecer periodos de descanso en la dieta que mejoren la adherencia a la misma, haciendo más llevaderos los esfuerzos a nivel psicológico, puesto que sabemos que a la vuelta de la esquina nos espera una recompensa que nos ayudará a reponer fuerza de voluntad para conseguir el objetivo deseado. En definitiva, saltarse la dieta durante un tiempo pautado y controlado por un especialista no nos debe causar un sentimiento de culpabilidad ya que es parte del plan.

Este descanso no tiene sólo consecuencias positivas en la mejora de la adherencia a la dieta, también lograremos ciertas mejoras a nivel fisiológico que reducen las adaptaciones metabólicas que se dan en las dietas restrictivas mal planteadas. Estos planes de adelgazamiento clásicos basados en la reducción calórica, sin tener otras variables en cuenta, generan una serie de adaptaciones metabólicas como respuesta por parte de nuestro organismo a la “agresión” que le estamos ocasionando; ralentización de metabolismo, disminución de leptina, hormona tiroidea, hormonas sexuales…y elevación de los niveles de cortisol y grhelina entre otros efectos negativos.

Se han desarrollado varios estudios en esta línea, incluyendo grupos de personas que realizaron durante un tiempo un programa de restricción calórica continuada, frente a otro que realizó el mismo programa restrictivo incluyendo descansos o periodos de interrupción de la dieta. Los resultados, mostrados en la siguiente gráfica, fueron concluyentes en esta linea, obteniendo una mayor pérdida de peso a largo plazo el grupo que realizó descansos en su dieta.

EstudioMatadorDescansoDieta
The MATADOR study, International Journal of Obesity (2018)

 

 

¿En qué consiste el descanso o interrupción de la dieta?

El descanso no consiste en comer compulsivamente todo tipo de ultraprocesados u otro tipo de comidas altamente calóricas, este tipo de comportamientos de ansiedad por la comida no es positivo por lo que debemos intentar evitar llegar a este estado. Aquí es donde cobra especial importancia un buena planificación de las interrupciones en la dieta antes de “tirar por la borda” todo el trabajo realizado anteriormente.

Los descansos se deben planificar en base a cada persona, ya que no hay dos personas iguales tampoco debe haber dos dietas calcadas con una planificación idéntica; habrá a quien le venga mejor realizar un día de descanso semanal que una semana entera cada cierto tiempo.

Respecto a la cantidad de comida que debemos ingerir en este periodo, bajo mi punto de vista es positivo olvidarse de contar calorías o macronutrientes, escuchar las señales de saciedad, comer despacio y saborear los alimentos. En este periodo nos podemos permitir algún “capricho” ocasional ya que ante todo debemos cuidar nuestra vida social para mantener un estado de ánimo óptimo.

Siempre aconsejo que en este periodo aprovechemos para realizar comidas con un contenido en carbohidratos más elevado (pasta, pizza…,) ya que esto contribuirá a elevar los niveles de leptina y aumentar tus reservas de glucógeno, esto te permitirá a su vez realizar un entrenamiento más intenso que repercutirá en una mejora de tu musculatura, reduciendo así la pérdida ocasionada por dietas restrictivas.

Recuerda que debemos priorizar ante todo el consumo de productos frescos, de temporada y huír de los procesados… aquí está la clave del éxito!

 

Jaime Élez González.

(Técnico Superior en Dietética y Nutrición, Especialista en Obesidad y Nutrición Deportiva.)

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s